lunes, 30 de mayo de 2016

El sujeto y el objeto


El sujeto y el objeto

Poema zen
………..la experiencia humana esta determinada tanto por la naturaleza de la mente y de la estructura de los sentidos como por los objetos externos cuya presencia la mente revela. Los hombres se creen víctimas o títeres de su experiencia porque se separan a “sí mismos” de sus mentes, pensando que la naturaleza del compuesto mente-cuerpo es algo que involuntariamente “ellos” han recibido desde afuera. Piensan que no pidieron nacer, que no pidieron se les “diera” un organismo sensorial para sufrir las alternativas del placer y del dolor. Pero el Zen nos pide que encontremos “quién” es el que “tiene” esta mente, y “quién” fue el que no pidió nacer antes que nuestros padres nos concibieran.

……….Cuando ya no nos identificamos con la idea de nosotros mismos, toda la relación entre el sujeto y el objeto, el cognoscente y lo conocido, sufre un cambio repentino y revolucionario. Se convierte en una relación real, una reciprocidad en la que el sujeto crea al objeto tanto como el objeto crea al sujeto. El cognoscente ya no se siente existiendo aparte de la experiencia. En consecuencia toda pretensión de “sacar” algo de la vida, o de la experiencia, se vuelve absurda.


Donde hay un objeto, allí surge el pensamiento”. ¿Es pues, el pensamiento una cosa y el objeto otra? No, lo que es el objeto, tal es el pensamiento. Si el objeto fuera una cosa y el pensamiento otra, entonces habría un doble estado de pensamiento. Así que el objeto mismo es justamente pensamiento. ¿Puede entonces el pensamiento pasar revista al pensamiento? No, el pensamiento no puede pasar revista al pensamiento. Como la hoja de una espada no puede cortarse a si misma, como la punta de un dedo no puede tocarse a sí misma, así tampoco el pensamiento puede verse a sí mismo.
El camino del zen de Alan Watts


 Todo lo que está afuera le dice al individuo que no es nada, mientras que todo lo que está adentro lo convence de que es todo”
D. Suzuki



Como nuestros objetivos no son elevados, sino ilusorios, nuestros problemas no son difíciles sino absurdos.      Wittgeinstein


Si no hay otro, no habrá uno. Si no hay uno, no habrá quién establezca distinciones.         Chuang Tse


¿Existe una belleza sin el objeto?. Cuando hay un observador, que es el censor, el experimentador, el pensador, no hay belleza, porque entonces la belleza es algo externo, algo que el observador mira y juzga. Pero cuando no hay observador -y esto exige muchísima meditación e investigación-, entonces existe la belleza sin el objeto.     JKrishnamurti


¿Estamos realmente interesados en la transformación de la sociedad?...Esta sociedad en la que vivimos es corrupta, inmoral, se basa en la competencia y la crueldad, usted como simple ser humano ¿está interesado en cambiarla? Si lo está, entonces tiene que investigar ¿qué es la sociedad?...¿es una realidad o es una abstracción? ¿es una abstracción de la relación humana? La relación humana es lo que constituye la sociedad ¿puede usted cambiar eso, esa relación con todas sus complejidades, sus contradicciones y sus odios?
¿Puede hacerlo? ¿puede dejar de ser cruel y todo lo demás?
Tal como es su relación, así es el medio en que vive. Si su relación es posesiva, egocéntrica, está usted creando a su alrededor algo que será igualmente destructivo....de modo que usted es el resto de la humanidad. No sé si se da cuenta de eso. Psicológicamente, internamente, sufre. Está ansioso, se siente solo, compite, trata de ser algo o alguien, y éste es el factor común en todo el mundo. Todos los seres humanos del mundo están haciendo esto, por lo tanto, usted es realmente el resto de la humanidad. Si percibe eso y se da origen en usted mismo a un modo diferente de vivir, está afectando a toda la conciencia de la humanidad. Es decir si es realmente serio e investiga profundamente todo esto.
Sino lo hace, muy bien, es su responsabilidad.         JKrishnamurti




viernes, 20 de mayo de 2016

El Infinito, lo eterno y más allá

Sobre el Infinito, lo eterno y más allá

Sólo es posible caracterizarlo mediante un abordaje negativo. Para comenzar, esto es algo que resulta aplicable al mismo término “infinito” –que solo afirma que su objeto no es finito- y muchas otras cosas de las cualidades que se le atribuyen, como la incondicionalidad, la inefabilidad y la inmutabilidad. El hinduismo, por ejemplo, define al infinito como nir-guna (que quiere decir carente de atributos). El budismo por su parte, sostiene que es nir-vana (es decir, sin rastro, como el fuego que se acaba al consumirse el combustible) y sunyata (la vacuidad). Para el Taoísmo, se trata del Tao que no puede ser expresado, mientras que para el Judaísmo, es en-sof (lo no-finito). Así pues, no hay modo de definir el infinito en términos positivos porque cualquier definición supone una comparación que vincula o distingue lo definido a otra cosa. En el primer caso no hay término posible de comparación, puesto que el infinito lo incluye todo y, en el último, nos hallamos ante una negación que define al objeto sobre la base de aquello que no es.

También hay quienes admiten que, si bien el hecho de que nos resulte imposible concebir algo no constituye prueba alguna de su inexistencia, resulta, en caso, de existir, completamente irrelevante para todo propósito práctico. Pero que la realidad última exceda el alcance de nuestras facultades habituales y no pueda ser aprehendida por las mentes que insisten en sus derechos absolutos de posesión, no significa que la realidad última no mantenga contacto alguno con el mundo que habitamos o con el ego humano en su totalidad. Es sólo la causa de que centramos todos nuestros intereses en lo concreto –que, por ser tal, es forzosamente parcial y efímero- que no nos preocupamos por lo que es total y eterno y que, en consecuencia, trasciende toda concreción. No hay, pues, modo alguno de eludir la totalidad. La creencia, inherente al ser humano, de que todo cuánto existe y todo lo que sucede posee un significado, se deriva, en última instancia, del hecho de que lo Último –o el infinito, como lo estamos denominando- es omnipresente. 


La verdad olvidad: De Huston Smith
El punto crítico en la vida se alcanza cuándo el éxito y el placer estas cosas pierden su encanto original y uno se encuentra deseando que la vida tuviese más que ofrecer. ……..El placer, el éxito y el deber nunca son objetivos finales de la humanidad. En el mejor de los casos, son medios que suponemos que nos llevarán en la dirección de lo que en verdad queremos. Lo que realmente deseamos son cosas que se encuentran en un nivel más profundo.
En primer lugar, queremos ser. Todos queremos ser antes de no ser; por regla general, nadie quiere morir. …….
En segundo lugar, queremos saber…….
Lo que los seres humanos buscan en tercer lugar es la dicha, un tipo de sentimiento que es lo opuesto a la frustración, la futilidad y el aburrimiento.
Estas son las cosas que los seres humanos quieren de verdad. Pero, si hemos de completar la respuesta..., deberíamos añadir que las quieren de forma infinita………….Ante la mención de cualquier bien podemos imaginarnos más y, así, imaginándolos, deseamos más. La ciencia médica ha duplicado la expectativa de vida, pero ¿vivir el doble ha preparado mejor a la gente para morir? Para expresar toda la verdad debemos decir que lo que de veras quiere el ser humano es tener un ser infinito, un conocimiento infinito y una dicha infinita. Es posible que tenga que conformarse con menos, pero eso es lo que realmente desea. Para reunirlos en una sola palabra, lo que desea de verdad es la liberación, liberación de la finitud que nos impide ser, saber y sentir la dicha que deseamos de corazón sin limitación alguna.
Placer, éxito, cumplimiento responsable del deber y liberación. Con ellos hemos completado el círculo de lo que la gente cree desear y lo que realmente desea. Esto nos devuelve a la sorprendente conclusión con que se inició nuestro análisis... Lo que puede tener la gente de aquello que más desea. El ser infinito, el conocimiento infinito y la dicha infinta están a su alcance. Pero, aún así, la declaración más asombrosa está por venir.... no solo estos bienes se encuentran al alcance del ser humano, sino que ya los posee.
Porque, ¿qué es el ser humano? ¿Un cuerpo? Por cierto, pero ¿nada más? ¿Una personalidad integrada por la mente, recuerdos e inclinaciones que emanan de una trayectoria única de experiencias vitales? Esto también, pero ¿nada más? Hay quién dice que no, pero algunas tradiciones no estan de acuerdo con eso. Subyacente en la mentalidad humana, y dándole vida, hay un acopio de ser que nunca muere, nunca se agota y es ilimitado en cuanto a consciencia y dicha. Este centro infinito de cada vida, este ser oculto, no es otra cosa que la divinidad.
Pero si esto es cierto y nuestro ser es de veras infinito ¿porqué no se manifiesta esta condición? ¿Por qué no actuamos en consecuencia? “ No me siento particularmente ilimitado hoy” puede observar uno. “ Y mi vecino…., no he notado que la conducta de mi vecino sea precisamente divina”. ¿cómo puede sostenerse esta hipótesis ante la evidencia que trae el periódico de la mañana?
La respuesta,,,, se encuentra en las profundidades donde se halla enterrado el Eterno, bajo una masa casi impenetrable de distracciones, falsos supuestos e instintos de egocentrismo que componen nuestro ser superficial. Una lámpara puede tener tanto polvo y suciedad que su luz se oscurezca por completo. El problema que la vida plantea al ser humano es la eliminación de la escoria de su ser, para que su centro infinito brille en toda su intensidad.


Así como el sol no tiembla, aunque su imagen tiembla cuando se agita una taza llena de agua en la cual se refleja la luz solar, tampoco afecta el dolor al señor, aunque sienta dolor esa parte de él que se llama alma individual 
Las religiones del mundo: De Huston Smith


Dios, con su amor y su dicha ilimitados, está presente en todas partes; pero no puede visitarte, a menos que no estés allí. Angelus Silesius



jueves, 19 de mayo de 2016

Quién soy?


Quién soy


Pues Él es el Cognoscente, y el Cognoscente puede conocer otras cosas, pero no puede convertirse a Sí mismo en objeto de Su propio conocimiento, del mismo modo que el fuego puede quemar otras cosas, pero no puede quemarse a sí mismo. Shankara


Por tanto la disciplina... que caracteriza el camino de liberación consiste en el progresivo desprendimiento del propio yo con respecto a toda identificación. Consiste en darse cuenta de que yo no soy este cuerpo, estas sensaciones, estos sentimientos, estos pensamientos, esta conciencia. La realidad básica de mi vida no es ningún objeto concebible. En ultima instancia no debe ser identificada tampoco con ninguna idea, ni con la de ningún tipo de Dios o religión.


¿Porqué no podemos disfrutar de una relación original con el Universo?
¿Porqué no tenemos una poesía y una filosofía basadas en la intuición y no en la tradición, o una religión que no sea la historia de otros sino que se revele directamente a cada uno de nosotros?      RW Emerson


He descubierto que es necesario, absolutamente necesario, no creer en nada. Es decir, tenemos que creer en algo que no tiene forma ni color, algo que existe antes incluso de que aparezcan todas las formas y todos los colores,....Poco importa el Dios o en la doctrina en la que creamos, porque si nos identificamos con ella, nuestra creencia estará basada en una idea más o menos egocéntrica:      Suzuki Roshi


 El alma es el locus final de la individualidad. Situada, por así decirlo, por detrás de los sentidos, vé a través de los ojos pero no puede ser vista, escucha a través del oído pero no puede ser escuchada. Del mismo modo el alma también parece descansar en el fondo de la mente. Así, si identificamos la mente con el flujo de la conciencia, el alma seria la fuente de dónde mana y también su testigo, aunque nunca aparece dentro del flujo como un dato que pueda ser observado...Sólo podemos conocerla indirectamente a través de sus efectos. El modo en que nos da vida y dirige la trayectoria ontogenética es completamente invisible.    H Smith


En cierta ocasión Dios y el Diablo estaban conversando sobre la verdad.
Dios le pregunta al Diablo: -.¿No te desalienta que la verdad sea tan evidente y simple de ver?
a lo que el Diablo replicó: -. ¡Oh no! con un poco de ayuda no tardaré en convertirla en una creencia.


Toda culpa es un estar perdido en el pasado, toda angustia es un estar perdido en el futuro     K Wilber


Si puedes ser, sé. Si no levanta el ánimo y ocúpate de asuntos ajenos, haz y deshaz cosas de otros hasta que revientes.  Cummmings


Como seres humanos hemos sido creado para superarnos y sólo somos nosotros mismos cuando nos trascendemos. Sólo la mas fina barrera nos separa de nuestro inconsciente sagrado y está infinitamente próxima a nosotros. Pero nosotros estamos infinitamente lejos de ella, de modo que para nosotros la barrera se nos presenta como una montaña donde hemos de cavar con las manos desnudas. Arañamos la tierra, pero en vano, la montaña no se mueve. Seguimos escarbando en nombre de Dios o de cualquier cosa.
La verdad es que la mayoría solo oímos, rara vez experimentamos. La montaña no existe. Nunca existió.                      H Smith


Cuando llegas a una edad avanzada y miras atrás en tu vida, puede parecerte que ésta ha tenido un orden y plan consistentes, como si la hubiera compuesto un novelista. Hechos que cuando tuvieron lugar parecieron accidentales y de poca importancia resultan ser factores indispensables en la composición del argumento. ¿quién compuso ese argumento? ....así como tus sueños están compuestos por un aspecto de ti del que tu conciencia no sabe nada, así también tu vida entera está compuesta por la voluntad que hay dentro de ti. Y así como hay personas que has conocido aparentemente por puro azar se convierten en agentes principales en la estructuración de tu vida, así también has servido tú como agente, sin saberlo, dando significado a las vidas de otros. Toda la trama marcha al unísono como una gran sinfonía, y cada uno inconscientemente está estructurando todo lo demás....es como si nuestras vidas fueran los rasgos de un gran sueño de un solo soñador en el que todos los personajes del sueño también sueñan, de modo que todo se enlaza con todo, movido por la voluntad única de la vida que es la voluntad universal de la naturaleza.       Schopenhauer


Cuando estás en el camino, y ves que la meta se aleja más y más, comprendes que la verdadera meta es el camino.     K Graf Dürckheim


Wiliam James, sobre la conciencia:
Nuestra conciencia normal de vigilia no es más que un tipo especial de conciencia, en tanto que en derredor de ella, y separada por la  más tenue de las pantallas, se extienden formas de conciencia totalmente diferentes. Es como si nuestra percepción habitual de la realidad no fuera más que una isla insignificante, rodeada por un vasto océano de conciencia, insospechado y sin cartografiar, cuyas olas se estrellan continuamente contra los arrecifes que han erigido a modo de barreras nuestra percepción cotidiana....hasta que, espontáneamente, las rompen e inundan esa isla con el conocimiento de un nuevo mundo de conciencia, tan vasto como inexplorado, pero intensamente real.

¿Quién enseñará al corazón del hombre que puede detenerse para ver cómo la eternidad, por siempre inmóvil, ni pasada ni por venir, expresa los tiempos pasados y por venir? ¿quién en verdad?      San Agustín


Como nuestros objetivos no son elevados, sino ilusorios, nuestros problemas no son difíciles sino absurdos      Wittgeinstein



Las distintas facetas de nuestro ser no evolucionan juntas, coordinadas ni equilibradas en igualdad de condiciones, por eso no es de extrañar que una persona puede ser físicamente madura, emocionalmente infantil, intelectualmente adolescente, existencialmente anciana y espiritualmente no haber nacido siquiera todavía.     KWilber


Me la he pasado afinando y desafinando mi instrumento, pero aún no he cantado la canción que vine a cantar                 RTagore



ESTE ES UN MUNDO EXTRAÑO
Parece que hace unos 15 mil millones de años no existía, con precisión, nada en absoluto, y entonces, en menos de un nanosegundo, el universo material irrumpió en  la existencia.
Es más extraño aún que la materia física producida no resultó ser meramente un desorden aleatorio y caótico, sino que se organizó de formas cada vez más intrincadas y complejas, tan complejas que hace muchos millones de años después algunas de ellas encontraron la forma de reproducirse, y así de la materia emergió la vida.
Todavía más extraño: estas formas de vida no se contentaron aparentemente con reproducirse, sino que comenzaron una larga evolución que finalmente les permitiría representarse, crear signos, símbolos y conceptos, y así surgió la mente.
Este proceso evolutivo, fuera  lo que fuera, parece haber sido impulsado increíblemente desde la materia hacia la vida y la mente.
Pero lo que es aún mucho más extraño es que hace unos pocos cientos de años, en un pequeño e indiferente planeta de una estrella insignificante, la evolución se hizo consciente de sí misma.
Y justo al mismo tiempo, los mismos mecanismos que habían permitido que la evolución se hiciera consciente de sí misma estaban maquinando su propia destrucción.
Y esto era lo más extraño de todo.

K. Wilber


La Tierra es un lugar, pero no es en absoluto el único lugar. No llega a ser ni un lugar normal. Ningún planeta o estrella o galaxia puede ser normal, porque la mayor parte del Cosmos está vacía.
El único lugar normal, es el vacío vasto, frío y universal, la noche perpetúa del espacio intergaláctico, un lugar tan extraño y desolado que en comparación suya los planetas, y las estrellas y las galaxias se nos antojan algo dolorosamente raro y precioso. Si nos soltaran al azar dentro dentro del Cosmos la probabilidad de que nos encontremos sobre un planeta o cerca de él sería inferior a una parte entre mil millones de billones de billones (10 a la 33, un uno seguido de 33 ceros). En la vida diaria una probabilidad así se considera nula. 
C. Sagan (Cosmos)


Na Arean estaba sentado solo en el espacio como una nube que flota en la nada. No dormía porque no había sueño, no tenía hambre porque todavía no había hambre. Estuvo así durante mucho tiempo, hasta que se le ocurrió una idea. Se dijo así mismo: "Voy a hacer una cosa."
Mito de Maia, islas Gilbert


Antes de que el cielo y la tierra hubiesen tomado forma, todo era vago y amorfo. Lo que era claro y ligero se desplazó hacia arriba para convertirse en el cielo, mientras que lo pesado y turbio se solidificó para convertirse en tierra. Fue muy fácil que el material puro y fino se reuniera, pero muy difícil que el material pesado y turbio se solidificara. Por eso el cielo quedó completado primero y la tierra tomó su forma después. Cuando el cielo y la tierra se unieron todo era de una simplicidad tranquila, las cosas llegaron al Ser sin ser creadas. Esta fue la Gran Unidad. Todas las cosas salieron de esta Unidad, pero todas se hicieron diferentes.   
Huainan Zi, China, hacia el siglo I ac





martes, 17 de mayo de 2016

La muerte


La muerte


Budismo mahayana


………….”Si al aferrarme a la vida quedo apresado en un círculo vicioso, ¿Cómo puedo aprender a no aferrarme? ¿Cómo puedo tratar de soltar si el hecho de tratar es precisamente no soltar?” Expresado de otra manera: tratar de no aferrarse es lo mismo que aferrarse, porque su motivación es la misma: mi urgente deseo de salvarme de una dificultad. No puedo librarme de este deseo, pues es idéntico al deseo de librarme de él. Este es el problema cotidiano y familiar de la “doble atadura” psicológica, de crear el problema tratando de resolverlo, de afligirse porque uno se aflige, y de temer el temor.