lunes, 27 de junio de 2016

El bien y el mal


La relación existente entre la sombra y el ego constituye un verdadero problema, un problema que resulta relevante en la tradición cristiana. Para la Biblia las diferencias existentes entre bien y mal son muy claras: en una parte está Dios, que es el bien y en la otra está el Diablo, que es el mal. Dios castiga al mal porque desea que el ser humano sea bueno. El Nuevo Testamento sostiene la opinión de que si un individuo cede al mal y lleva a cabo malas acciones su alma inicia un proceso que termina conduciéndole a la degradación y destrucción. .....
Pero la tradición cristiana original reconocía de que el mal se halla dentro de cada uno de nosotros, la oposición y la discordia forma parte integral de cada uno de nosotros. San Pablo, por ejemplo, se daba cuenta de que la sombra se hallaba en su interior, sabía que esa era su condición....Por eso dijo: "Porque el bien que quisiera hacer no lo hago pero el mal que no quisiera hacer lo hago"
Más tarde, esta comprensión profunda se ensombreció y los cristianos terminaron identificándose exclusivamente con el bien y se dedicaron a tratar de ser exclusivamente buenos. Pero de ese modo lo único que lograron, fue perder rápidamente el contacto con la sombra.
Más tarde (como evidencia lamentablemente la historia de la edad media) la iglesia cometió otro error fatal. A partir de entonces no solo eran malas las acciones sino que también lo eran las fantasías y una persona podía ser considerada mala tan sólo por pensar en malas acciones....
Como resultado de todo ello la gente comenzó a negar y reprimir su vida imaginaria...De este modo fue abriéndose un verdadero abismo entre el bien y el mal.      JA Sanford


Poco importa que creas que el dinero es poder o que el conocimiento es poder...siempre que no carezcas de ninguno de los dos, porque es, en definitiva, lo que hagamos con el conocimiento o con el dinero lo que determinará si son liberadores o terminan convirtiéndose en una trampa.


La trama sobre la cual subyace la dinámica de cualquier grupo humano, está vinculada con el instinto gregario: se comparte un territorio, una serie de códigos...y con ello los múltiples egos que conforman ese grupo, mecánicamente establecen un sistema de defensas respecto de todo lo "diferente". Desde el instinto: lo diferente es peligroso (algo que puede traer pestes, quitar territorio, instaurar nuevos líderes....). Así de animalmente funciona el humano, por más que se disfrace de ideologías; ésta es la base primitiva del racismo, xenofobia y otras actitudes segregacionistas (=segregar lo diferente).     VGawel



jueves, 16 de junio de 2016

Porqué nos pasa lo que nos pasa: una teoría

Porqué nos pasa lo que nos pasa:
Históricamente antes de que surjan los reyes en las sociedades, los pocos bienes y la escasa riqueza existente se repartía equitativamente entre todos, eran sociedades de dar y compartir, pero con el descubrimiento de la agricultura, todo cambió.
A medida que el sistema agrícola se fue expandiendo, esto permitió que la humanidad dispusiera de un excedente adicional de alimento, de bienes, de dinero y de riqueza.
Y todo esto cambió drásticamente con la aparición de los reyes.
La aparición de la monarquía constituyó un fenómeno excepcional.
Desde un punto de vista político, tal vez se trate del cambio más trascendente en la conciencia de la humanidad, sus repercusiones fueron extraordinarias y sus efectos perduran hasta el momento presente.
La monarquía fue una forma de gobierno para organizar y administrar la sociedad. La humanidad les brindó respeto y el poder de decidir en su nombre.
De este modo, el excedente de bienes, alimento y de dinero de las sociedades era, en gran medida, entregado al rey y su corte.
Comenzó entonces una redistribución masiva de los bienes, bienes pertenecientes al pueblo que pasaban a manos de unos pocos. 
A partir de entonces, los bienes y riquezas de una sociedad dejaron de repartirse equitativamente entre los que lo producían y fueron canalizados a las manos (a menudo muy codiciosas) de una élite. Nunca antes en la historia unos pocos habían podido acumular la riqueza por los muchos, en otras palabras existía una opresión y una explotación material de una gran magnitud.
Aquí comenzó la opresión política, en las grandes ciudades-estado, con los primeros reyes.
¿Cómo y porqué ocurrió todo esto?
En los orígenes de las monarquías los primeros reyes fueron vistos como dioses.
De esto se desprenden dos posibilidades:
1) los reyes fueron ¿realmente dioses? ¿dioses que alcanzaron la divinidad?
2) o los reyes fueron percibidos como dioses por las primeras sociedades agrícolas confiadas e ingenuas
¿fueron dioses o fueron figuras divinas?
Al principio los reyes eran sometidos al sacrificio, estos tempranos reyes se sometían a los rituales, cumplían con las funciones de la sociedad y tendían a someterse a ella. Por más bárbaros que fueran esos ritos, el rey se sometía voluntariamente a su función escencial, morir para que la vida siguiera su curso sin extinguirse.
Los primeros reyes eran inmolados al final de un ciclo de servicio.
Pero los grandes líderes políticos de las dinastías militares posteriores no hicieron tal cosa. Lo que ellos querían, en realidad, era exactamente lo contrario, no abandonar nunca su función, perpetuarse en el poder para siempre y ser adorados como reyes divinos. Y eso es lo que ocurrió porque, en un breve período de tiempo, de las primeras comunidades y ciudades estado de los reyes inmolados ritualmente, se dio paso a los estados dinásticos-militares acaudillados por tiranos políticos que eran considerados como reyes-divinos.
Fue esta monarquía divina unida al sacrificio humano y a la maquinaria militar la que terminó generando el terror, la guerra de masas entró en el escenario histórico y la esclavitud, la explotación, la arrogante distinción de clases y también la opresión masiva de los muchos en manos de unos pocos.
¿de que otro modo, podía aspirar un rey a constituir un imperio inmenso, acumular poder, amasar riqueza, apropiarse del excedente agrícola y canalizarlo hacia la guerra, constituir un cielo en la tierra para su disfrute personal y para disfrute de un puñado de leales?
¿quién emprendería una campaña de conquista militar y política de tal envergadura si supiera que al cabo de unos pocos años iba a perecer a manos del cuchillo sacrifical?
Lo primero que los políticos tenian que cambiar para instaurar la monarquía a perpetuidad, era desembarazarse de ese desagradable asunto de los sacrificios. Entonces los reyes convencieron a quiénes le rodeaban de la validez del sacrificio, pero intentaron que el sacrifico recayera sobre otra persona, y tuvieron éxito. Así en torno al año 2500 AC, los primeros sacerdotes comenzaron a ser utilizados como sustitutos en los ritos de renovación de la vida.
Y en este punto, la visión de los reyes se abrió a un mundo de posibilidades, todavía eran considerados como un dios por los devotos, pero con los apetitos de cualquier otro idiota los reyes se hallaban ahora en condiciones de satisfacer las más salvajes fantasías de poder, inmortalidad, cosmocentricidad, y omnipotencia. 
De esta manera los reyes se emanciparon de su sumisión a la comunidad y, en lugar de servirla, dispusieron las cosas exactamente al revés y sustituyeron el sacrificio en aras de la sociedad por la mera ambición personal.
Y puesto que esa ambición personal estaba precisamente ubicada en el centro mismo de las redes de poder, es decir en los puntos de decisión del sistema de intercambios de la sociedad (material, emocional y comunicativo) los reyes se hallaban en condiciones de distorsionar, oprimir y explotar a la sociedad para su propio beneficio personal.
Se sabe que los primeros excedentes de producción agrícola, solían ser entregados como ofrenda a los reyes en los templos, y esto ocurrió como una extensión del sacrificio "dar a dios para evitar mágicamente las catástrofes", de este modo los templos se convirtieron en los primeros bancos. Los primeros bancos fueron templos y los primeros prestamistas fueron sacerdotes o reyes.
En la medida en que los templos se convirtieron en los primeros bancos, los sacerdotes se transformaron en los primeros sacerdotes banqueros y más tarde en simples banqueros. Y los banqueros estaban al servicio de los reyes "divinos".
Entonces:
¿Porqué la humanidad se sometió y se somete voluntariamente a gobiernos opresivos o corruptos?
¿Porqué esa fidelidad a figuras de autoridad que con tanta frecuencia no fueron más que  meros déspotas? Y aun en caso de que se tratara de gobernantes benévolos ¿por qué esa devoción tan sumisa?
¿por qué a lo largo de toda la historia esos gobernantes fueron generalmente venerados como figuras divinas, sin que importara su maldad o su bondad? ¿por qué la gente quiere, necesita y desea  figuras de poder o divinas sin importar realmente si son o no corruptas o divinas?
De dónde surge este consentimiento personal y psicológico que lleva a aceptar e incluso desear este tipo de explotación.
Los hombres y mujeres de esa época al tratar de ser sujetos, buscaban inconscientemente la sujeción, y para tener lo primero toleraron lo segundo.
Una de las respuestas es que el hombre quería un dios visible, un dios que estuviera siempre presente, un dios que recibiera sus ofrendas y para ello tuvieron que pagar el 
precio de su propia sujeción. Y, una vez que los hombres accedieron a entregar los bienes colectivos de la vida a las figuras divinas (los reyes), sellaron su destino.
Entonces, ¿por qué la gente quiere, necesita y desea figuras de poder o divinas sin importar realmente si son o no lo son corruptas o divinas?
Si la gente desea figuras divinas y ese rol suele ser asumido por dictadores canallas, podríamos decir que las personas están exigiendo que se les oprima.

Desde este punto de vista, las personas han sido sometidas politicamente, pero en la profundidad de su psiquismo están pidiendo que se les oprima, y si esto es parcialmente cierto, no habrá reforma social, ni revolución alguna, que pueda aliviar el problema. Si la gente quiere arrojarse a los pies de los héroes estará dispuesta a hacer cualquier cosa que se le antoje al héroe, sin importar lo que fuere, la motivación psicológica sigue siendo, la exigencia de una figura visible, sea divina o no.
Una de las conclusiones finales a todo este comportamiento humano, es la siguiente: 
Todo ser humano inconscientemente intuye que alguien o algo es dios, pero como no parece ser él, deberá tratarse de otra persona o cosa, por eso necesita ver o tener figuras "divinas, héroes o líderes" a su alrededor, para mantener viva su intuición inconsciente, y para mantener el contacto permanente con esa intuición la termina transfiriéndo a cualquier sitio (interno o externo) en el que pueda sobrevivir. 
En el hombre moderno reside simbólicamente en su ego o en sus héroes.
Pero si, los hombres sabrían que ellos son algo más que su ego, su conciencia, su conocimiento, si intuyeran que lo que realmente son trasciende todo su psiquismo, si recuperaran esa comprensión, dejarían de ser esclavos, psicológica y por lo tanto políticamente de los héroes.
Esta transferencia de la intuición fue uno de los factores fundamentales que determinaron la aparición de los reyes
divinos, esto es lo que han necesitado siempre las personas (tener héroes o líderes) y el astuto rey ha sabido siempre cómo manipular esta necesidad, esto históricamente se traslada hasta nuestros días, dónde hay siempre una figura que sigue dominando el escenario político.
En un sentido amplio, las necesidades de los hombres en la sociedad pasaron desde el clan, al grupo, la comunidad, hasta el rey, el héroe, el jefe del estado y el mismo estado. Y estos últimos comenzaron a esculpir el rostro de la historia con el apoyo silencioso de las masas esclavizadas.
Todo esto es un resumen de un capítulo del libro de Ken Wilber "Después del edén"
Esta es parte de la bibliografía que utilizó Wilber para llegar a estas conclusiones:

Bibliografía:
J. Campbell "Las máscaras de Dios"
J. Jaynes "The origin of consciousness in the breakdown of the bicameral mind"
E. Becker "La lucha contra el mal"
L. Forbenius "Monumenta africana"
N. Brown "Life against death"




miércoles, 15 de junio de 2016

La ciencia y la mente


La ciencia es una especie de reflector que rastrea el firmamento nocturno en busca de aviones y que sólo precisa de dos cosas para poder detectarlos, que existan y que se hallen dentro de la zona  iluminada.  K Popper



Considerado en su totalidad, el mundo no se limita a lo que afirma la ciencia, sino también incluye a lo que nos dicen la filosofía, la religión, el arte y el lenguaje cotidiano. No es la ciencia, pues, sino el conjunto de los sistemas simbólicos utilizados por el ser humano (de los que la ciencia forma parte) lo que constituye la medida de todas las cosas.     H. Smith



El problema no reside tanto en la ciencia como en el cientificismo porque, mientras la ciencia es positiva y sólo se ocupa de informar sus descubrimientos, el cientificismo es negativo, va más allá de los descubrimientos científicos y se atreve a negar la validez de otros abordajes al conocimiento. Es así como la ciencia se ve subrepticiamente sustituida por una mala metafísica, porque la pretensión de que las únicas verdades son las científicas no es en sí misma una verdad científica. El cientificismo es una religión, entre cuyos devotos, rara vez se han contado a grandes científicos.

H. Smith


La mente está atada al cuerpo, aunque no puede verse reducida a él.

Aristóteles


Cuando la mente desciende a la materia, debe adaptarse, de algún modo, a sus condiciones, y para ello vierte su inteligencia directa y penetrante en moldes (conceptos, palabras, lenguaje) que acaban fragmentandola.    Platón



Los términos "racional o "racionar" están íntimamente ligados y apuntan al proceso mediante el cual racionamos o dividimos la realidad en cosas separadas para facilitar su comprensión.    

H. Smith


La probabilidad de que la inteligencia humana se haya desarrollado, a partir de la mescolanza química en el océano primigenio, sólo por medio de secuencias de procesos mecánicos azarosos, ha sido comparada...a un huracán, que soplando a través de un gigantesco campo de chatarra, construya accidentalmente un jumbo 747.



Nunca podremos conocer todas las formas de la verdad--la verdad psicológica, la verdad sociológica, la verdad económica, la verdad biológica, etc-- porque todas ellas, cambian, evolucionan, se transforman y se complican  continuamente. Pero aunque, nunca podamos llegar a conocer todas las formas de la verdad, sí que podemos, conocer la realidad absoluta de la que todas las formas son reflejos aproximados y parciales......Porque, aunque la verdad radical y sin forma, es necesariamente única e idéntica en todo tiempo y lugar, las formas en que se expresan, sin embargo, dependen del entorno sociocultural concreto de cada época y de las que se extraen sus metáforas y sus modelos...       K Wilber



Hemos descubierto que allí donde más ha avanzado la ciencia, la mente no ha hecho otra cosa que recuperar de la naturaleza lo que en ella había puesto. Hemos encontrado huellas extrañas en las costas de los desconocido, y para explicar su origen, hemos ideado, una tras otra, profundas teorías. Finalmente, hemos  conseguido reconstruir la criatura que dejó esas huellas...y ¡he aquí que eran las nuestras!      Eddington



Considerada en su realidad concreta, la sustancia del universo no puede dividirse, sino que, como una especie de átomo gigantesco, forma en su totalidad la única realidad indivisible....Cuanto más y más profundamente penetramos en la materia, valiéndonos de métodos cada vez más poderosos, tanto más azorados nos deja la dependencia recíproca de sus partes...Es imposible efectuar cortes en esta red, aislar una parte de ella sin que los bordes se nos deshilachen y se nos enmarañen.      Teilhard de Chardin



La ciencia en sí misma es significativa, pero hay dos tipos de significados a los que uno llega. Uno de ellos es el global ¿cuál es el sentido de todo? Es como si el científico se hallase en el interior de un enorme globo de plástico; puede encender su linterna en cualquier lugar del interior del globo, pero no puede saltar fuera de él para observarlo como un todo, ver dónde está situado, o determinar el material del que está hecho.

El otro tipo de significado que la ciencia no puede manejar es el existencial, es incapaz de forzar a que la mente humana considere sus descubrimientos totalmente significativos. El descubrimiento puede ser todo lo impresionante que se quiera; el conocedor siempre tiene la opción de encogerse de hombros y dar la media vuelta. Al no poder tratar con los sentidos de esos dos tipos específicos, la ciencia fracasa frente a las cuestiones escenciales y no toca para nada los problemas de la vida.    H. Smith